REPARTO BIENES
JUDÍOS PUENTEÑOS

Ya hemos visto el calvario que
tuvieron que pasar algunos de estos puenteños que por ser judíos tuvieron que
marcharse, cómo volvieron bautizados y lo que pasaron para recuperar parte de
sus pertenencias, pero ¿Qué pasó con los bienes comunes que tenían estos
judíos?

La población judía en Puente, antes
de la expulsión era una comunidad próspera, a estas comunidades se las
denominaba “Aljamas” o “Juderías” que disponían de una sinagoga que además de
ser lugar de culto religioso era por así decirlo la corte de la comunidad
judía, llegando incluso a administrar justicia entre sus miembros. El cargo más
importante de la aljama era el rabino mayor, las actividades que se
desarrollaban eran las propias de un colectivo, tales como culturales, de ocio,
negocios etc. Estas aljamas poseían también bienes comunes al igual que lo
tenían las iglesias y conventos de aquella época.

El documento al cual nos referimos
hoy arroja mucha luz sobre las posesiones de la aljama de Puente y de otras
cuestiones interesantes que paso a enumerar:

En primer lugar el documento nos
indica que la aljama puenteña era bastante importante en cuanto a propiedades
comunales, puesto que se habla no solo de la sinagoga, sino “con el prado y casas y corrales y con todas
las otras casas que son anexas a la dicha sinagoga
”.

El documento también nos indica que
las propiedades comunales de los judíos puenteños habían pasado a formar parte
del patrimonio del Arzobispado de Toledo y éste a través de su arzobispo que no
era otro que el Cardenal Mendoza, dona dichos bienes a Pedro Sánchez de
Valdemoro posiblemente en pago a algún o algunos servicios prestados. “que el Reverendo Cardenal de España,
arzobispo de Toledo, nuestro primado os hubo hecho gracia e donación por virtud
de la merced que nosotros le hubimos hecho de los bienes de los judíos de las
villas de lugares del arzobispado de Toledo”.
Aquí debemos tener en cuenta
que la fecha del documento es de mayo de 1495 y el cardenal Mendoza falleció en
enero de ese mismo año. Esta donación no consta en su testamento por lo que es
posible que estuviera acordada de antemano y su muerte acelerara dicha
donación. Por otra parte destacar que en la fecha del documento el arzobispado
de Toledo estaba ocupado por el confesor de la Reina, el franciscano Jiménez de
Cisneros aunque su ordenación episcopal no se llevó a cabo hasta el 11 de
octubre. Este arzobispo acabó también siendo nombrado cardenal en 1507 y fue
conocido como Cardenal Cisneros.

Hay en el documento una revelación
que pasa inadvertida, pero una vez leída da idea de los conflictos que tuvo que
originar la devolución de heredades a los judíos y no es otra que el
llamamiento que hace a las justicias … y también a nuestros jueces que son o han
sido jueces de los bienes de los judíos en el
dicho arzobispado…
por lo cual se deduce que hubo en Puente jueces
puestos por los Reyes Católicos para dirimir cualquier asunto que tuviese que
ver con los bienes de los judíos.

Por último nos encontramos con otro
párrafo que alude a algunos de los impuestos que existían en la aljama. No
debemos olvidar que aunque la Villafranca estaba exenta de algunos impuestos,
la presión fiscal a la que estaban
sometidos los judíos no gozaba de esa
exención como demuestra el documento cuando dice: …si algunos maravedíes hayan sido situados en la cabeza de pecho y
servicio e medio servicio de los judíos de la dicha villa…
La cabeza de
pecho, el servicio y el medio servicio eran unos impuestos que pagaban todos
los judíos por el hecho de serlo, en reconocimiento del poder real y como
agradecimiento a la protección que los reyes les daban.

Si quieres ver el
documento y su traducción pulsa en la
imagen: