Blog Image

Sixtorias

Las Historias de Sixto

Con frecuencia semanal voy a colgar pasajes históricos debidamente documentados, que mezclaré con algún cuento o leyenda. La Historia de El Puente del Arzobispo o alguno de sus vecinos será el nexo de unión.

Estreno Teatral

MIS PUBLICACIONES Posted on 02 Feb, 2017 20:16:56

Mañana, viernes 3 de febrero se estrena en el Teatro Victoria, de Talavera, CURSO DE RECICLAJE, una obra con la que la Compañía de Teatro CINCO SENTIDOS COMPANY debuta como grupo independiente de teatro, y el autor (un servidor) debuta también como autor en este género tan apasionante que es el Teatro.
Al escribir esta obra me propuse que fuera un espectáculo para todos los públicos, pues el debut de CINCO SENTIDOS COMPANY no merecía en su primera representación como actores de verdad una criba del público por la temática de la obra. Hice indagaciones sobre lo que la gente quería ver cuando iba al teatro y vi: Que un pequeño grupo de espectadores intentaba comprender el fondo de la obra que veía e incluso se sentía influenciado por ellas en su vida cotidiana; otro grupo, éste un poco más numeroso se dejaba llevar por e guión y trataba de descubrir lo que el autor trataba de transmitir con esa escenificación; y por último, el grueso de los espectadores solo buscaba divertirse, sin profundizar más, simplemente buscar un buen rato que los malos no es necesario buscarlos, te vienen solos y a traición, cuando menos esperas.
Para tratar de que todo el público salga contento, ideé estructurar la obra desde lo más profundo a lo más superficial en tres niveles, lo que en teoría, unido a un buen argumento, debería ser suficiente para que todo el público se sienta cómodo, pero ¿Cómo llevarlo a escena? ¿Cómo lograr una simbiosis perfecta? y ahí entran en escena, y nunca mejor dicho, los actores. Y digo actores con todo lo que significa, pues he estado viendo sus ensayos, sus preparativos su puesta en escena, y sobre todo he visto: tanta ilusión; tanta dedicación; tanta implicación en el trabajo que no he podido por menos que sentir admiración hacia ese grupo de jóvenes que componen esa compañía teatral que estoy seguro, en un futuro no muy lejano, dará mucho que hablar. Vaya toda mi admiración hacia CINCO SENTIDOS COMPANY.



Hoy un poema

MIS PUBLICACIONES Posted on 25 Dec, 2016 14:24:21

Como estamos en Navidad, día en que se celebra el nacimiento de Jesús, y para recordar que nació en la más absoluta pobreza material quien obtuvo la mayor grandeza en lo espiritual, me vais a permitir que os deje un poema que puede dar que pensar. Felices Fiestas
smiley

LA
NAVIDAD DE VICENTE

Qué pensará
Vicente de la navidad?

Quisiera
adivinar lo que piensa Vicente

Cuando
durmiendo bajo el relente

Sueña una
migaja de solidaridad

———-

¿Qué pensará
Vicente de la Navidad?

Cuando
sentado en el frío suelo

En la botella
busca consuelo

Y pide
limosna por necesidad

———-

¿Qué pensará
de la Navidad Vicente?

De la alegría
de las gentes bulliciosas

Que van y
vienen con tantas bolsas

Mientras él
está solo entre tanta gente.

———

¿Qué pensará
de la Navidad Vicente?

Cuando apuñalado
su estómago vacío

Por esos
pinchazos de hambre y frío

Ya no lo
calme ni el aguardiente.

———-

¿Qué pensará
Vicente de la Navidad?

Cuando en el
centro comercial, al rincón

Sentado en el
suelo, y escrito en un cartón

“Deme usted
una limosna por caridad”.

———-

¿Qué pensará
de la Navidad Vicente?

Cuando el
recuerdo de aquellas noches

De comilonas,
excesos y derroches

Brote con
vergüenza por su mente.

———-

¿Qué pensará
Vicente de la Navidad?

Cuando en
lugar de esperar regalos

Solo espere
escaparse a los palos

Con que ayer
le amenazó un chaval

———-

¿Y qué pienso
yo de Vicente?

Que no es
simplemente un vagabundo,

Que Vicente representa
a todo el mundo

Que esa
pobreza es la miseria de la gente.

———-

Siendo el
dinero algo circunstancial

Que caprichosamente va y viene

¿Por qué
admiramos al que más tiene,

y la historia
de un pobre nos da igual?

SIXTO DE LA LLAVE CASILLAS



EL ÚLTIMO CHOZO

MIS PUBLICACIONES Posted on 20 Nov, 2016 22:45:08

(Segunda quincena de noviembre del año
1470)

El
vago murmullo de cencerros y esquilas, fue tomando fuerza, convierténdose ahora
en un ruido de fondo continuo, unido al balido de las más de mil quinientas
cabezas entre ovejas y carneros, que empezaban a cruzar el cerro Vaciatrojes
por la cañada Leonesa Oriental, dejando a su lado derecho la villa de Alcolea,
en dirección a las tierras de Extremadura, donde pasarían el invierno pastando
en sus innumerables dehesas y pastizales.

El
Alcalde Mayor, nombrado por el Honrado Concejo de la Mesta, subió a la torre más
cercana de las dos que coronaban el flamante puente de piedra que el Arzobispo
Pedro Tenorio, mandara construir un siglo atrás. Desde ese privilegiado mirador
se deleitó con el espectáculo del avance lento pero inexorable del inmenso
rebaño que iba inundando el paisaje. Miró al sol, ya cercano al horizonte
salpicado de olivares y encinas. En dos horas se haría de noche y el rebaño
tendría que estar ya cercado por las redes que cargaban las dos mulas y los
tres burros zamoranos que precedían al ganado.

El
mayoral, junto con uno de los pastores y Mateo el zagal, que era quien se
encargaba de las caballerías, extendieron las largas redes en el descansadero
que había antes de llegar a las primeras casas de este recién nacido pueblo que
tomaba el nombre del formidable puente de piedra. Clavaron estacas de madera, a
las cuales sujetaron las redes, otras se ataban directamente a los álamos de la
alameda que bordeaba el arroyo hasta el río. El ganado fue entrando al redil
pausadamente, cuando todos estuvieron dentro, el pastor cerró el recinto de
red, mientras el mayoral inspeccionaba con una rápida mirada al ganado.

Entre
todos descargaron las caballerías que una vez libres de su carga se revolcaban
en el fino polvo que las miles de pezuñas habían triturado a su paso. El mayoral,
tras dar unas breves instrucciones a los pastores, se dirigió al puente para
solicitar el paso del ganado al día siguiente, tenía que ponerse en contacto
con las personas encargadas de contar el ganado y cobrar según fueran: borros,
moruecos, ovejas o carneros. Mientras tanto, los pastores y Mateo el zagal,
acomodaron un lugar bajo los álamos y con unas mantas de lana y las de las
caballerías hicieron un rústico habitáculo donde poder guarecerse del frío que
ya en esas fechas era habitual por las noches. Sabían que se habían retrasado,
este año sería el último rebaño en pasar el puente, y como ya venía siendo
tradición, los chozos de ramas que iban acondicionando los pastores que hacían
noche allí, esperando “pasar”, arderían esa noche para dar con su calor un último
servicio a estos hombres trashumantes que tenían como casa las cañadas,
cordeles, descansaderos, abrevaderos, pastizales y agostaderos.

El
pastor más viejo, con un preciso giro de muñeca hizo que el pedernal chispeara
prendiendo el pasto seco que recubría la estructura de ramas del chozo, que
había servido de cobijo a todos los que ese año, como él, conducían ganado
hacia el sur, alejándose de las sierras altas para evitar las duras nevadas del
invierno. La oscuridad de la noche, ya total, se vio rota por el resplandor de
las llamas que rápidamente envolvieron el chozo, mordiendo su leñoso cuerpo
hasta, tras un breve balanceo, hacerle desplomarse formando una inmensa
hoguera. El resplandor no pasó inadvertido a las gentes del pujante pueblo,
avisados por los niños que a pesar del frío jugaban en las calles, gritando
¡Están quemando los chozos, los pastores están quemando los chozos!

Poco
a poco fueron llegando algunos vecinos, conocidos de los pastores de años
anteriores, algunos iban a pedir brasas para llenar los braseros, otros iban
solo a hablar con los pastores, algunos simplemente a disfrutar del calor de la
lumbre y los que más a buscar noticias y novedades de otras tierras que estos
hombres iban esparciendo a su paso. Los niños, iban buscando al zagal, que como
en los dos años anteriores que llevaba pasando por allí, se había molestado
cuando cruzaron la Sierra de Gredos en llenar unas alforjas de castañas, fruto
apenas conocido en aquel pueblo y que los niños asaban, junto con bellotas dulces
en las brasas que quedarían cuando se agotara esa lumbre. La tertulia se empezó
a animar cuando Mateo sacó las castañas de las alforjas y se puso a
repartirlas, Alfonso el porquero trajo una buena talega de bellotas dulces
recogidas mientras pastaban los guarros petrenes en la montanera, Baltasar el
pescador quiso contribuir con un par de
barbos pescados esa misma tarde. Paulino el maestro cantero encargado de la
construcción y de la conservación de los molinos del río, quería saber algo de
su tierra, pues cántabro de origen vino hacia el sur buscando trabajo en las
tierras reconquistadas por los cristianos hasta quedarse en este pueblo
ribereño del Tajo. Julio el alfarero trajo un botijo como presente. También se
sumó a la reunión
Hernando, miembro de la Hermandad Vieja de
Talavera que al día siguiente formaría parte de una cuadrilla de seis
ballesteros y así dar escolta a ganado y hombres para protegerlos de los
continuados asaltos de los malsines, golfines o del mismísimo bandolero Pedro
Sánchez Guerrero, del cual se tenían noticias que asaltaba a los caminantes en
las cercanías de arrebatacapas. El mayoral cuando regresó acompañado del
alguacil que mañana les contaría el
rebaño y les daría autorización para pasar por el puente, vio esa reunión
variopinta y quiso contribuir al corro dando autorización a los pastores para
destazar una oveja, que a pesar de los cinco mastines que custodiaban el
rebaño, había sido mordida por los lobos en los sotos del guadyerbas. También
se acercó Ismael el judío, según los otros vecinos “al olor del dinero” según
él a ofrecer sus servicios y dinero al mayoral a cambio de unos intereses
razonables.

Apenas
quedaban brasas, que se iban extinguiendo convirtiéndose en cenizas, en breve
amanecería, el mayoral se levantó y tras mirar los bultos que arropados a
gruesas mantas rodeaban la extinta hoguera, dio una voz y mientras el improvisado
campamento cobraba actividad pensó que se sentía orgulloso, de él, de sus
pastores, del zagal, de sus perros, del ganado a su cargo, y sobre todo se
sintió agradecido con aquel pueblo que les acogía con entusiasmo cada vez que
pasaban aquel majestuoso puente de piedra. Miró hacia las casas que se
agrupaban hacia el río, y tapándose la cara para disimular una lágrima pensó:
Hasta la vuelta, hasta San Juan.

Sixto
de la Llave Casillas

NOTA.- aunque los personajes
son ficticios, el entorno social, los cargos y oficios tanto públicos como
privados, el nombre del bandolero, así como los topónimos son reales.

© Sixto de la Llave Casillas 2016 – Todos los
derechos reservados



SANTA CATALINA

MIS PUBLICACIONES Posted on 20 Nov, 2016 22:03:38

Como esta semana se celebra la fiesta de nuestra patrona: Santa Catalina de Alejandría, os voy a transcribir un artículo que encontré sobre su historia en la Enciclopedia Católica y que considero muy interesante.

SANTA CATALINA DE ALEJANDRÍA

De noble origen y versada en las ciencias, cuando tenía sólo 18 años, se presentó ante el emperador Maximino, que perseguía violentamente a los cristianos, y le recriminó su crueldad intentando demostrar cuán inicua era la adoración de los dioses falsos. Asombrado por la audacia de la joven, pero incapaz de competir con ella en sabiduría, el tirano la detuvo en su mismo palacio y llamó a numerosos sabios a los que ordenó que usaran toda su capacidad y razonamientos falsos de manera que Catalina apostatara; pero ella quedó victoriosa en el debate. Algunos de sus adversarios, conquistados por su elocuencia, se declararon cristianos y fueron ejecutados. Furioso por no haber conseguido su propósito, Maximino la mandó azotar y después la encarceló. Mientras tanto, la emperatriz deseosa de ver a una mujer tan extraordinaria se acercó a visitarla a las mazmorras, acompañada de Porfirio, jefe de las tropas, y ambos cedieron a las exhortaciones de Catalina, creyeron, se bautizaron y ganaron inmediatamente la corona de los mártires. Poco después la santa, que lejos de flaquear en su fe, conseguía muchas conversiones, fue condenada a morir en la rueda, pero al tocarla, el instrumento de tortura se destruyó milagrosamente. Enfadado y fuera de control, el emperador la mandó a decapitar. Unos ángeles trasladaron su cabeza al Monte Sinaí donde más tarde se construyó un monasterio e iglesia en su honor. Hasta aquí las Actas de Santa Catalina.

Desafortunadamente no se conservan estas actas en su forma original, sino transformadas y distorsionadas con descripciones difusas y fantásticas debidas a la imaginación de narradores, a quienes les importaba menos hacer constar los hechos auténticos que agradar a a los lectores con sus relatos maravillosos. La importancia que se dio a lo largo de la Edad Media a la leyenda de este martirio explica el interés y cuidado con el que en tiemposmodernos se han examinado y estudiado los textos antiguos griegos, árabes y latinos que lo refieren, y sobre el que los críticos han manifestado hace tiempo sus opiniones, de las que probablemente no tengan que desdecirse. Hace varios siglos, cuando la devoción a los santos era estimulada por la lectura de extraordinarias narraciones hagiográficas, cuyo valor histórico nadie estaba cualificado para cuestionar, los pueblos católicosinviestieron a Santa Catalina con un halo de encantadora poesía y poder milagroso.

Clasificada con Santa Margarita y Santa Bárbara como uno de los catorce santos más útiles en el cielo, fue continuamente alabada por los predicadores y cantada por los poetas. Es bien sabido que Bossuet le dedicó uno de sus más hermosos panegíricos y que Adán de San Víctorescribió un magnífico poema en su honor: “Vox Sonora nostri chori”, etc. En muchos lugares su fiesta se celebraba con la mayor solemnidad, se prohibía el trabajo servil, y un gran número de personas asistían a las devociones. En varias diócesis de Francia se observaba como día de fiesta de obligación hasta principios del siglo XVII, y el esplendor de su ceremonial eclipsaba al de las fiestas de algunos de los Apóstoles. Muchas capillas se pusieron bajo su patrocinio y su estatua se encontraba en casi todas las iglesias representándola, según la iconografía medieval, con una rueda, su instrumento de tortura. Mientras que, debido a varias circunstancias de su vida, San Nicolás de Mira se consideraba patrón de los jóvenes bachilleres y estudiantes, Santa Catalina se convirtió en patrona de doncellas y estudiantes femeninas. Considerada como la más santa e ilustre de las vírgenes de Cristo, resultaba natural que ella, entre todas, fuera la encargada de proteger a las vírgenes de los claustros y a las jóvenes solteras en el mundo.

Al ser la rueda de tortura el emblema de la santa, los carreteros y mecánicos se colocaron bajo su protección. Finalmente, según la tradición, no solo permaneció virgen dominando sus pasiones y conquistó a sus verdugos al agotarles su paciencia, sino que triunfó con su ciencia haciendo callar a los sofistas, su intercesión fue implorada por teólogos, apologistas, predicadores del púlpito y filósofos. Antes de estudiar, escribir o predicar, le rogaban que iluminara sus mentes, guiara su pluma e impartiera elocuencia a sus palabras. Esta devoción a Santa Catalina que tomó tan vastas proporciones en Europa después de las Cruzadas, recibió brillo adicional en Francia a principios del siglo XV cuando se rumoraaba que se había aparecido a Santa Juana de Arco, junto con Santa Margarita, había sido designada por voluntad divina consejera de Santa Juana de Arco.

Aunque los hagiógrafos contemporáneos consideran más que dudosa la autenticidad de los varios textos que contienen la leyenda de Santa Catalina, nadie pone en duda la existencia de la santa. La conclusión a la que se ha llegado tras analizar esos textos es que los hechos principales han de ser aceptados como verdaderos, y se debe rechazar como puras y simples invenciones la multitud de detalles que casi oscurecen esos hechos, la mayor parte de las narraciones maravillosas con las que se embellecen y los largos discursos que se ponen en boca de Santa Catalina.

Un ejemplo lo ilustrará muy bien: aunque todos estos textos mencionan el traslado milagroso del cuerpo de la santa al Monte Sinaí, los itinerarios de los antiguos peregrinos que visitaron el Sinaí no hacen ni la más ligera alusión al respecto. Ya en el siglo XVIII Dom Deforis, el benedictino que preparó una edición de las obras de Bossuet, declaró que la tradición seguida por este orador en su panegírico de la santa era en gran medida falsa y fue precisamente por entonces cuando la fiesta de Santa Catalina desapareció del Breviario de París. Desde entonces la devoción a la virgen de Alejandría ha perdido toda su antigua popularidad.

Bibliografía: Migne, P.G., CXVI, col. 276-301; Viteau, Passions des saints Ecaterine et Pierre d’Alexandrie, Barbara et Anysia (París, 1897); Varnhagen, Zur Geschichte der Legende der Katharina von Alexandrien (Erlangen, 1891); Analecta Bollandiana (Brussels, XXII, 1903, 423-436; XXVI, 1907, 5-32).

Fuente: Clugnet, Léon. “St. Catherine of Alexandria.” The Catholic Encyclopedia. Vol. 3. New York: Robert Appleton Company, 1908. <http://www.newadvent.org/cathen/03445a.htm>.

Traducido por Pedro Royo. L H M.



ASTURIAS, PATRIA QUERIDA

MIS PUBLICACIONES Posted on 04 Oct, 2016 22:17:59

Si hay que hablar de algún lugar donde la gente se haya portado conmigo impecablemente, mis pensamientos se van instintivamente hacia el norte.
Puede que sea casualidad, puede que mi admiración hacia los norteños me haga ver sus actos sobredimensionados, pero ahí están. Siempre que he ido por allí me han tratado bien, y podéis creerme si os digo que he viajado al norte en ocasiones de lo más variopinto: He ido a hacer turismo; he ido en plan de trabajo; con dinero; sin dinero; con proyectos; a lo loco; pletórico; deprimido. Siempre me han tratado por igual, siempre han desplegado esa solidaridad que les caracteriza haciéndome sentir como uno más. Son gente amable, no por eso menos brava, pero saben guardar su bravura y sacarla a relucir solo en contadas ocasiones y no en enfrentamientos entre iguales sino contra quien, al verles tan pacíficos, trata de robarles derechos que son suyos.
Hoy ha salido publicado en el Digital de Asturias un artículo sobre mi novela DE TORRES Y DRAGONES, y me he sentido igual de contento que si se hubiera publicado en la redacción del periódico local más cercano.
Analizo mis sentimientos y quiero buscar una explicación. No se me ocurre otra que la concerniente a mi apellido. “De la Llave” tiene su origen en la frontera entre lo que son hoy la comunidades de Asturias y Cantabria. Voy más allá y pienso: La simpatía hacia esas gentes será genético. Yo mismo me contesto: Puede que sea la llamada de la sangre.



Next »